Friday, September 14, 2007

El trono de david II - El legado de la luna

El legado de la luna
SD
Soberbia, su amplia frente dirigida a los pequeños insectos bajo sus pies, sus rígidas facciones escupidas tras tantos años se asemajaban a los pálidos mármoles de la catedral mayor. Sus cenicientos ojos permitíanse reflejar un breve destello del frío amo de la noche. Los sedosos dedos sostenían un pedazo amargo de inspirasión y orgasmo, un acre y delicado perfume de mujer púrpura. Su respingada nariz saboreaba el solitario sabor del poder. Ni todas las luces del mundo podrían alumbrar la estancia donde se encontraba, la colosal habitación estaba rodeada de finas esculturas, pinturas y todo tipo de artefactos antiguos pero ninguno capaz de igualar aquel que se encontraba en el centro. Un dios hecho carne, no, un hombre con la arrogancia de un dios contemplaba su reinado esperando la muerte. El señor de los astros nocturnos contemplaba a su elegido en un gris orgasmo mientras este saboreaba el vino de su muerte. Una pálida y joven figura de ojos de carbón esperaba en el vestíbulo que el veneno quemara las víceras de su señor mientras los caucásicos golpeteos del piano gemían la canción de la inmortal bestia. Un movimiento del compás y el Trono de David yacía sin amo, un compás más y el joven se convertía en el Señor de la estrella de seis picos. Un último acorde y la luna contemplaba al rey de los mortales e insípidos humanos.

No comments: