Sunday, August 12, 2007

Azteca

Nota al margen: Hay 2 post nuevos



Azteca
SD
La ciudad del Sol, la gran capital del Imperio Azteca, millares de personas se arrodillan ante el sanguinario heredero de Quetzalcóatl. En pocos días la ciudad experimentaría su caída y el imperio llegaría a su fin. La crueldad de los demonios mexicas llegaría a su fin y la cabeza de su gran Tlatoani Cuauhtémoc rodaría en el polvo. Diversas crónicas se escribirán diciendo lo sanguinaria que fue la batalla, la gloria de los conquistadores, la sangre inocente que sentaría las bases del nuevo imperio español.
La historia mexicana es un extenso relato de atrocidades y guerras donde al final la única constante es la terrible carga del poder. Antiguamente, antes de que el primer sol rozara la superficie del ombligo del mundo, un vasto y justo imperio vio la luz del día. Para 1521 los únicos vestigios eran las colosales ciudades herederas de su gran poderío y conocimiento. Desde el desierto del silencio hasta la punta de la Patagonia los antiguos gigantes mantuvieron un control hegemónico sobre el continente, incluso la región africana estuvo sometida. A su caída una maldición descendió sobre la capital; las hordas del maldito invasor no encontrarían descanso hasta que de la ciudad no quedara el polvo….
En el horizonte 300 soldados españoles avanzaron con dirección hacia la gran Tenochtitlán, las almas de los condenados se levantaron e hicieron compañía al implacable Cortés, el dios libertador, el verdadero padre de México. El sitio había durado ya mucho tiempo y era el momento de que el rey cayera. Las llamas envolvieron la ciudad mientras un nuevo gobernante cernía sobre sus sienes los laureles de la corona.
El yugo español castigó a los nuevos moradores del imperio por 3 siglos durante los cuales los hijos de la tierra y del viento se unieron en una nueva raza, la de los desheredados. La antigua armada fantasma asediaba una vez más la capital, encendiendo envidias y fuegos en los corazones de sus moradores listos para destrozar la ciudad. El imperio murió como mueren los cobardes apuñalado por la espalda por sus mismos camaradas. El trono quedó vacío por los años venideros hasta la llegada del General Díaz.
30 años de paz irguieron la base del futuro pero era una paz que no podía durar por mucho tiempo. Una nueva guerra sacudió al país propiciada por los enemigos de la nación. El general estaba en el balcón principal del Castillo de Chapultepec, nervioso, en su despacho estaba el documento en el que cedía su imperio al caos. Sus castaños ojos se mostraban serenos y su amplia frente encaraba con dignidad su final. Todo el bosque se encontraba rodeado por las decenas de miles de fantasmas que estaban ahí para quebrar su frágil paz. Sabía que algún día cercano estaría junto a ellos, listo para destrozar a su México querido que ayudó a forjar.
La catástrofe fue inevitable, de la misma forma en que el Imperio Azteca cayó hace 4 siglos el México de Díaz se esfumó y el nuevo poder, el grupo Sonora y asociados comenzaron su propio gobierno que duraría hasta nuestros días. Una vez más los demonios se reúnen en torno a la mansión de los Pinos, ahí se encuentran las almas que quisieron gobernar esta tierra y fueron luego consumidas por el poder. Una guerra se avecina en el 5° aniversario de la caída Mexica, en el 2° de la caída española, en el 1° de la caída Porfirista/Juarista…

No comments: