Monday, December 29, 2008

Libre

Episodio XI

Libre

Lo siento, dijo ella, amo a -----. Cinco sencillas palabras que fueron capaz de echar por tierra todo mi mundo. La sangre comenzó a correr con más fuerza que nunca. Me encendí en un extraño arrebato de furia impropio de mí. Es como si de pronto te encontraras encadenado a un templo con la fuerza de tirarlo hasta sus cimientos. No sé cuánto tiempo había pasado pero por fin mis heridas comenzaban a sanar, la sonrisa se estaba apoderando otra vez de mis labios, en mi alma el sol se había asomado. En ese momento vi las sombras surgir del piso dispuestas a tomarme de vuelta a su seno.


Estuve triste un tiempo hasta que inevitablemente nuestros caminos se separaron. Yo esperé un tiempo a que ella me hablara pero no lo hizo. Tal vez pueda aceptarla como una amiga más pero por lo pronto ya marqué muchas veces el teléfono, ya mandé muchos mensajes, ya estoy cansado. Sí, están pensando en que les estoy describiendo una mujer de lo más ingrata por lo que hizo, más no es cierto. Es una buena persona, alguien que me rescató de las sombras o, mejor dicho, una niña hermosa que me dio el respiro necesario para poderlas enfrentar otra vez. Es más, creo que en cierto momento yo fui el ingrato ya que creo que llegué a abusar de esa confianza y deseé algo más.


Pasó un borrego, ¿o fueron tres? es momento de sumergirse a esa río de agua fría; levantarse en medio de la gran tormenta y gritar. Con el corazón, a todo pulmón, a los cuatro vientos; que los truenos recorran mi alma, pasando por mi cuerpo. Esto es todo lo que tengo, todo lo que soy, ahora recuerod que soy feliz. Nadie puede quitarme este ínfimo copo voluntad en la raíz de mi corazón. Saldré adelante, de eso estoy seguro; por los que quedan atrás les deseo mucha suerte.

No comments: